• foto1

  • foto2

  • longevity

  • foto4

La proteccion solar y bronceado

Esta semana en Sorci hablaremos de los protectores solares y apunto de que entremos oficialmente en el período estival del año, es cuando nos damos cuenta que empieza la conocida “operación bronceado”. Este el momento del año en que nuestra piel está más expuesta a los rayos ultravioletas, puesto que pasamos más tiempo en la playa, la piscina o en la montaña.

Al disfrutar de una jornada al aire libre nuestra piel puede sufrir más si no la protegemos debidamente. Recordemos que el sol puede ser un buen aliado para lucir una piel bronceada y radiante, pero será nuestro peor enemigo si no adoptamos las precauciones necesarias. Es por ello que existen en el mercado una serie de productos profesionales en forma de cremas o sprays que ayudan a proteger nuestra piel de los temidos rayos ultravioletas. Algunos de estos productos actúan también como aceleradores del bronceado.

LA PROTECCIÓN SOLAR Y BRONCEADO

La utilización de bronceadores y cremas solares

Gracias a los protectores solares, que podemos encontrar en las tiendas especializadas en productos de peluquería y estética, conseguimos protegernos de las lesiones cutáneas que podrían producirse tras largas exposiciones bajo el sol. Pero no únicamente nos protegen de las lesiones cutáneas, puesto que usándolos ayudaríamos a nuestra piel a prevenir su envejecimiento prematuro e incluso en determinadas situaciones, prevendríamos también la aparición en la piel de melanomas cancerígenos.

LA PROTECCIÓN SOLAR Y BRONCEADO

Antes de todo debemos saber que no todas las personas tienen el mismo tipo de piel y no todas absorben las cremas por igual, por  tanto, la respuesta de un protector a la exposición solar podría variar de una persona a otra. Es muy importante conocer el tipo de piel antes de aplicar el producto.

Cremas protectoras solares corporales las encontramos en el mercado con distintos factores de protección solar (SPF): 6 (protección baja), 15 (protección moderada), 30 (protección alta), 50 (protección muy alta indicada especialmente para menores y ancianos). También existen en el mercado los protectores solares faciales que se recomiendan a las personas que padecen enfermedades faciales cutáneas (rosácea, acné, etc)

LA PROTECCIÓN SOLAR Y BRONCEADO

Por otro lado, hay personas que por su tipo de piel no pueden lucir un bronceado natural. Este problema tiene solución gracias a los llamados “autobronceadores”. Los autobronceadores no generan color de forma natural en la piel, únicamente “maquillan” nuestra piel. Su función principal no es la de protegernos de los rayos ultravioletas, aún así la mayoría de ellos cumplen una doble función: nos protegen del sol y consiguen potenciar el bronceado.

Aún estás a tiempo de proteger la piel este verano. No te lo pienses y disfruta del sol de una manera mucho más saludable.

Etiquetas:, , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.