• foto1

  • foto2

  • longevity

  • foto4

Venta de productos en los salones

Desde siempre, la venta de productos en los salones de peluquería y estética ha sido una práctica habitual, aunque con la llegada de la crisis, ésta ha dado un giro radical en todos los aspectos; desde el concepto de “venta de productos”, pasando por el beneficio para el salón y cliente hasta el modo o el porqué de esta práctica.

  venta productos estetica  

Venta tradicional de productos de peluquería y estética

Hasta no hace mucho, para el profesional de la peluquería o la estética, la venta de productos era algo que solo se hacía bajo demanda del cliente, es decir, no se solía tener una variedad de productos para que el cliente que lo deseara los pudiera comprar, según sus necesidades, sino que más bien, cuando un cliente pedía un producto se le traía por encargo.

Este planteamiento de negocio, muchas veces auspiciado por las firmas más prestigiosas, obligaba a que los precios de venta de estos productos fuesen bastante elevados y poco cómodos para el cliente, lo que repercutía en que el nivel de ventas fuese bastante pequeño, y por lo tanto, despreciable para muchos profesionales, ya que no suponía un porcentaje importante en los ingresos del salón, puesto que se vendía poco, a precios elevados y con pequeños beneficios.

Productos profesionales a precios muy competitivos

Afortunadamente y gracias al apoyo de varios fabricantes del sector, esta tendencia está cambiando. Ahora, muchos fabricantes ponen al alcance del profesional productos de alta calidad, con presentaciones muy llamativas y a precios muy competitivos; lo que ha hecho que todo cambie.

Ahora, el profesional puede ofrecer a sus clientes todos los productos cosméticos que utiliza en su casa y que hasta ahora compraba en perfumerías o supermercados, sin ser más caros y de calidad superior.

Esto, junto con los tiempos que corren, supone, que a nivel práctico, profesional y cliente salgan ganado. No podemos obviar que hoy en día el cliente acude menos a los salones y se arregla en casa. Hasta ahora lo hacía con los productos que compraba en el supermercado atraído por el precio. Pero con el incremento de uso de esos productos se van dando cuenta que el resultado no es el mismo que con los productos profesionales.

El profesional también está notando que los clientes acuden con menor asiduidad al salón, lo que provoca un descenso de servicios y de ingresos, lo que hace peligrar los negocios llevando a muchos de ellos al cierre.

La conjunción de estás circunstancias hace que ahora sea posible que el profesional se abastezca de productos profesionales de calidad a buen precio para la venta a sus clientes, ya que por un lado es lo que ellos están demandando, porque el cliente busca precio, pero también calidad y sobre todo el consejo profesional de aquel conoce mejor que nadie su pelo, su piel y sus necesidades; y está cansado de comprar cosméticos en establecimientos donde importa más la venta que la satisfacción del cliente; y por otro lado el profesional tiene la posibilidad y, porque no decirlo, la necesidad, de realizar esa venta que a la vez que satisface la demanda de sus clientas incrementa los ingresos y beneficios de su negocio.

Etiquetas:, , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.